DIF Municipal trabaja por la salud de la juventud a través del CRIA

Cada una de las familias de los jóvenes que ingresan al Centro de Rehabilitación Infantil Analco (CRIA) del DIF Municipal tiene la garantía que ellos recibirán un trato digno, de respeto y apegado a las normativas de los Derechos Humanos que rigen a este centro, además, aprovecharán una serie de actividades de capacitación y desarrollo humano, las cuales forman parte de su tratamiento de rehabilitación y reintegración a la sociedad.

Una de las terapias ocupacionales de mayor importancia, que llevan a cabo en un invernadero instalado en el interior de CRIA, se lleva a cabo a través de la técnica de la Acuaponía, siembran y cosechan diferentes tipos de hortalizas como lo es la Lechuga Sangría, y donde conocen el proceso de germinado de diferentes especies que se cosechan y el método de cuidado, adaptando esta terapia como una vocación y una responsabilidad personal en su residencia, lo que propicia mejores resultados en su rehabilitación.

En próximas fechas se llevará a cabo una actividad que incluirá la participación de la sociedad en general, la cual se basa en invitar a los diferentes sectores a conocer la actividad que realiza el CRIA en sus propias instalaciones, donde los residentes, podrán convivir con los visitantes y compartir su experiencia en su proceso de rehabilitación, a través de sus testimonios y los de sus familias.

Ana Beatriz dijo también que el desarrollo físico es parte de su tratamiento, por lo que resaltó que dentro de las actividades deportivas está la práctica de futbol, basquetbol, voleibol, entre otras, mismas donde los jóvenes demuestran un extraordinario nivel de habilidad y coordinación neuromotora, ya que por su edad y la energía que les caracteriza estas disciplinas se les facilitan de sobremanera; el ajedrez, la guitarra y el piano son actividades culturales que también practican, las cuales representan un reto de aprendizaje sano para ellos, y propicia la convivencia a través del arte.

Por último, González Carranza destacó la participación de las diferentes facultades de ciencias y humanidades de la UJED y escuelas particulares, mismas que también han contribuido para los jóvenes internos tengan una perspectiva diferente sobre su desarrollo educativo y puedan descubrir su vocación en alguna especialidad, lo que propicia el deseo de superación profesional y dar continuidad a sus estudios desde el nivel al que ellos les compete, que es la Secundaria.

Evidencia Fotográfica